miércoles, diciembre 07, 2011

AUTOARROJAR LUZ








AUTOARROJAR luz es conveniente, como personaje hitchcoquiano que se defiende a flashazos. Si uno pasa por la esquina que había decidido convertir en jacaranda con fantasma y la encuentra soleada y bullente con el fantasma convertido en Humboldt explorante y visionario y blanco, le hace una foto con el instrumento de navegación de este tiempo, guarda la foto para cuando pueda mostrarse brillante en la penumbra y arroje luz de día al rostro que la mira: autoluz, paseos al aire libre, vitaminas.



3 comentarios:

  1. El fantasma liberado... caminaré cerca de él uno de estos días, y le preguntaré qué siente al tener los pies indefinidamente anclados a la tierra.

    ResponderEliminar
  2. Daniela, qué tal. La escritora Elma Correa me recomendó mucho hablar contigo acerca de una antología de narrativa, pero no encuentro datos para contactarte. Te dejo mi email. Saludos.
    Mauricio Bares
    mauriciobares@gmail.com

    ResponderEliminar
  3. daniela, ese jumbolt..debe ser de marmol blanco, se convierte en un una especie de luna refeljando toda luz que se le acerca....ya ubique donde esta ,el edificio fue de una biblioteca

    ResponderEliminar